4 trucos para vender los que sea a quien sea

Este artículo te va a encantar porque vamos a enseñarte cómo vender lo que quieras a quien tú quieras. Si has visto la gran película de El lobo de Wall Street, comprenderás este mensaje: “¡Véndeme este Boli!”. Para aquellos que aún no saben de qué estamos hablando, es una escena donde Leonardo DiCaprio le da un bolígrafo a uno de sus empleados para que se lo vendan y aquel que consiga vendérselo trabajará con él.

Pues bien, el fin de este artículo es que tú aprendas a vender lo que sea a quien sea. Para eso te explicaremos cuatro grandes secretos que harán que consigas vender todo lo que te propongas. Además, estas fórmulas no las conoce mucha gente y son las que siempre se utilizan a la hora de hacer una venta.

¿Estás preparado para convertirte un Lobo de Wall Street?  Si es así, sigue leyendo y serás uno de ellos.

Las grandes fórmulas

A continuación, te ofrecemos las cuatro grandes fórmulas que te ayudarán a dar el paso hacia convertirte en un gran vendedor. Estos trucos son muy fáciles de entender y de aplicar, te permitirán vender lo que quieras, ya sean servicios o productos. Incluso, si en este momento no estás vendiendo nada o no pretendes hacerlo, creemos que es bastante interesante para que entiendas cómo hacen las empresas para venderte cualquier producto sin que te des cuenta.

Normalmente pensamos que las únicas personas o corporaciones que tienen que saber cómo vender son las dedicadas a la venta de productos, pero no es así. Por ejemplo, tú mismo debes de saber venderte a la hora de conseguir un trabajo, así como en todos los momentos de tu vida porque los seres humanos somos, realmente, un producto.

Por eso, conseguir vender cualquier producto requiere de una gran habilidad y destreza que no se adquiere por si sola, sino que hay que aprenderla y/o mejorarla. Por eso vamos a explicarte los cuatros grandes secretos que se esconden para vender cualquier cosa.

Muy importante, lee hasta el final de este artículo porque el último truco es algo que no te esperas y conseguirá cambiarte el chip.

1. ¿Por qué una persona hace una compra?

Para empezar, debes saber que la gran mayoría de las compras se realizan con las emociones. Te preguntarás cómo es eso, pues bien, las personas somos un “animal” emocional a la hora de comprar productos y servicios, por eso las empresas juegan con este secreto. Y por eso nosotros debemos hacer uso de las emociones para vender.

Para que nos entiendas mejor te presentamos la siguiente situación: una marca nos quiere vender una camiseta, para conseguirlo van a jugar con nuestra parte más lógica, es decir, nos mencionarán que será una buena compra porque nos ayudará a protegernos del frío, además está fabricada con un tejido increíble que se adaptará a nuestro físico y hará que no te resfríes.

Lo cierto es que esta explicación nos podrá resultar interesante pero la parte que verdaderamente nos convencerá para comprarla es la emocional, la cual nos dictará que debemos comprar la camiseta porque con ella formaremos parte de una tribu urbana que es impresionante y también conseguiremos ser más populares. Por ejemplo, no es lo mismo llevar una camiseta Supreme que una sin marca. Si compramos una camiseta Supreme es porque queremos pertenecer al gremio de las personas que cuidan su imagen con productos de gama alta.

Tras esto, si te paras a pensar un poco te darás cuenta que tú mismo muchas veces has realizado compras de manera emocional. Claramente esto no acaba aquí, porque lo más interesante de todo es que la parte lógica también cumple un papel fundamental en la venta, porque nosotros compramos con las emociones, pero terminamos justificando con la lógica.

Es decir, imagínate que vas a comprar un coche con una serie de características, pero te fijas en él porque te gusta, te imaginas conduciéndolo y te llenas de alegría y emoción. ¿Dónde está la parte lógica en todo este proceso? pues bien, llega cuando luego alguien te pregunta por qué has decidido tener ese coche y no otro más barato con las mismas características, tú mismo responderás con la parte lógica.

Dicho esto, lo primero que debes de tener en cuenta a la hora de vender es jugar con las emociones y no con la lógica, ya que el mismo cliente añadirá esta parte. Si consigues meterle emoción a cada parte del producto (ya sean características o usos) tendrás garantizada la venta de los artículos.

2. Para conseguir vender, no te centres en el producto

Con este segundo truco te vas a volver loco/a, porque consiste en no centrarte en el producto. Sí has leído bien, realmente el artículo no importa.

Cuando la gente va a comprar un boli no está comprando un boli, está comprando escribir algo en un papel, está comprando memorizar algo, crear un dibujo, poder expresarse escribiendo, etc. Porque la gente no compra realmente el artículo sino la función o el uso que quiere darle.

Para que tú puedas vender mejor los artículos, tienes que ofrecerle el beneficio, no el producto en sí. Por ejemplo, un mercado muy interesante para entender este secreto es la venta de gafas de sol. La gente obviamente quiere unas gafas de sol, pero realmente quiere mucho más que eso. Quiere el estilo de vida que puede proporcionarle el tener esas gafa y/o el verano tan increíble e impresionante que puede llegar a tener si compra justo esas gafas de sol.

3. Contar una historia para vender más

Con el siguiente secreto también conseguirás potenciar mucho tus ventas. Este truco consiste en poner detrás del producto una historia, es decir, si existe una interesante historia detrás del producto o servicio que se quiere vender, éste va a entrar en una parte más emocional que al final se va a traducir en más ventas.

Por ejemplo, si nosotros queremos vender un vaso de cristal, encontramos que hay miles y miles así. Pero si nosotros contamos que dicho vaso está fabricado a mano por unos cristaleros que llevan años trabajando en una empresa familiar; dicho vaso tomará mucho más valor para el cliente que los otros miles de vasos iguales que encuentra.

El fin de este truco es crear un movimiento, una historia alrededor de esos productos y servicios para aumentar su valor relativo.

4. La urgencia

Por último, el cuarto secreto, como te comentamos anteriormente, es para nosotros el más interesante a la hora de vender y sobre todo enfocado al e-commerce. Se trata de una estrategia que se utiliza muchísimo para vender online: la urgencia.

En cierta forma, la mayoría de las empresas utilizan la urgencia, ya que a las personas nos pasa que muchas veces queremos comprar productos, pero no los compramos en ese momento porque decidimos esperar. Y eso al final se transforma en no comprar nunca. Entonces, si nosotros jugamos con la urgencia en nuestros productos, al cliente le darán más ganas de comprarlo de forma inmediata.

Para que lo comprendas mejor, te vamos a explicar como lo hacen empresas un poco más agresivas. Para ello utilizan contadores al lado del producto, entonces proporcionan una oferta durante un tiempo, por ejemplo, una semana. Durante esta semana todo está con un descuento, más envíos gratis y algún regalo en todos los pedidos que se efectúen antes de que acabe el tiempo. Entonces durante dicho tiempo, los clientes se fijarán en que el producto que quieren está en oferta y se decidirán a comprarlo en ese instante para no perder esa grandiosa oportunidad.

Es importante que está urgencia aparezca por todas partes. Por ejemplo, en los lados del producto, en el inicio de nuestra tienda online, en correos a nuestros cliente, etc. Podremos observar como durante esa semana nuestra facturación va a subir muchísimo con respecto a cuando no llevamos a cabo esta estrategia de la urgencia.

Luego, también tenemos otra opción que es la que siguen empresas menos agresivas, también juegan con la urgencia, pero sin que lo parezca. Se trata de jugar con el tiempo de envío. Es decir, si compras dentro de dos horas te llega mañana. En cambio si lo compras dentro de tres horas te llegará dentro de una semana. Entonces, el cliente ve esas opciones y piensa que prefiere comprarlo ya y tenerlo al día siguiente que tener que esperar. Al final le sale por el mismo precio, pero en diferente tiempo de entrega. 

En resumen, lo que debes conseguir con tu producto o servicio es que el cliente desee comprar inmediatamente y que no pueda esperar más. Simplemente tienes que jugar con la urgencia del cliente para que no le de tiempo a pensar y compre inmediatamente.

Y eso es todo por este artículo. Esperamos que te haya ayudado y te haya resultado interesante. Muchas gracias por leernos y esperamos volver a verte muy pronto.